Historia de los masajes eróticos – Beneficios desde hace siglos

Es probable que el masaje erótico exista desde que el ser humano camina sobre dos piernas. En la práctica, todo el mundo ha visto o experimentado momentos en los que alguien abraza a un ser querido y le acaricia sin intención de iniciar una relación sexual.

También es cierto que este tipo de masajes han sido recientemente co-relacionados directamente con las escenas para adultos, pero incluso históricamente en el tipo de películas de historia hay algunas escenas de incesto que representan algunos masajes eróticos un poco más que la atención familiar.

¿Qué podría ser esto sino el origen del masaje erótico? El masaje erótico como «cosa», sin embargo, probablemente comenzó durante la Era Victoriana en Europa.

Desde su inicio como dudosa idea médica hasta hoy

Durante la Era Victoriana en Europa, el conocimiento médico estaba en su infancia y la comunidad médica propugnaba muchas ideas que una persona moderna encontraría irrisorias.

La idea de que sangrar a un paciente aplicando sanguijuelas podría ayudar a una persona anémica es ridícula. Que una mujer con «los vapores» tuviera una condición médica real en lugar de un problema causado por el hecho de que su corsé estaba apretando su cintura de 30″ en un área de 16″ parece dudoso.

Otra de estas ideas que nos parecen tan erróneas era la «histeria femenina», una condición que parecía abarcar todos los rasgos de personalidad o físicos que no se consideraban apropiados en las mujeres de la época. Uno de los principales síntomas de la histeria femenina era el elevado deseo sexual. De alguna manera, los médicos de la época decidieron que la solución al alto deseo sexual era estimular a la paciente hasta el orgasmo.

Cuando se diagnosticaba a las mujeres con histeria femenina, uno de los tratamientos populares consistía en que el médico o la comadrona manipularan sus genitales hasta que tuviera un orgasmo, lo que se denominaba en el procedimiento «paroxismo histérico».

La idea era que el paroxismo liberaba la energía negativa que causaba la histeria femenina, algo así como exorcizar un orgasmo de alguien.

Desde sus dudosos comienzos médicos, el masaje erótico ha abarcado muchas formas y ha gozado de distintos niveles de aceptación social.

En el mundo moderno, el masaje erótico se considera desde una experiencia de unión entre amantes hasta una actividad sórdida en la que sólo participan las prostitutas. Es probable que esto siga siendo así, ya que el ser humano es un animal que juzga y tiende a despreciar cualquier actividad a la que no se dedique.

Al final, ese juicio es una causa perdida porque los que juzgan pueden cerrar todos los salones de masaje del planeta y aprobar leyes que dicten lo que la gente hace en la intimidad de sus dormitorios, pero a menos que su objetivo sea acabar con la raza humana, nunca detendrán el masaje erótico más básico: la caricia sugestiva entre amantes que se preocupan el uno por el otro.

Una experiencia personalizada

Si quieres disfrutar de un buen masajes, hay muchos spas y centros especializados entre los que puedes elegir. Independientemente de en qué ciudad te encuentres, debes regalarte unos minutos para ti mismo y así relajar cuerpo y mente. Además, si vas a un lugar, disfrutarás de un placer muy erótico. En la actualidad se pueden encontrar muchos salones de masaje que dan masajes eróticos a buen precio, pero no olvides que la calidad se paga y que a veces lo barato sale caro.

En algún momento, hay personas que no quieren ir a centros especializados. Pueden tener sus razones de la negación y debemos apreciar esas razones también. En este tipo de situación, puede ser más adecuado solicitar una masajista a domicilio o incluso una escort.

Muchos spas pueden ofrecer un buen masaje con el que tener experiencia de relax, pero si hablamos de la diversión sensual, entonces debes ir a un buen centro de masajes. Si no estás consiguiendo los efectos deseados en cuanto a diversión y experiencia, entonces igual es mejor que no vayas a un local con servicios específicos. Este servicio no se limita a un masaje corriente, sino que incorpora una fuerte carga sensual y sexual para explorar todos los puntos de placer que residen en el cuerpo humano. Con un masaje de los normales, la gente puede obtener sólo la relajación física, pero si acudes a un centro de masajes eróticos te pueden proporcionar placer sensual además de la relajación física.

Por lo tanto, esta es una garantía de que cuando recibas un masaje erótico, el placer sensual va a ser tan grande que se convierte en una experiencia inolvidable. Este placer y la sensualidad se dan gracias a la habilidad y la experiencia de las masajistas. Si se opta por una escort, es posible que el grado de sensualidad y sexualidad aumente, así que queda a elección del cliente un tipo de masaje u otro.

Si quieres recibir un masaje con toda la privacidad y discreción del mundo, lo mejor es acudir a un centro de masajes especializado. Dentro de las características habituales se encuentra la ocultación de datos de los clientes, puesto que algunos no quieren que se sepa que acuden a estos lugares. Por eso, si tienes cierto miedo en ese sentido, no tengas ninguna duda al respecto: en los mejores centros de masajes siempre se va a mantener tu identidad oculta. Por contra, cuando intentas ahorrarte unos euros por acudir a un lugar de menor prestigio, caes en la posibilidad de que las trabajadoras no sean tan discretas y te cause algún problema con familiares, pareja, amigos o compañeros de trabajo, lo que puede provocar situaciones incómodas.